2 de noviembre de 2011

Ultramarino | Libro: Dolores y nubes

Dame un berso con la llave de tu aliento azul.
Un berso de esos que me roban las velas.

Navegaré entonces por tus estrías como llagas.
Repostaré en tus costras de heridas azor.

Y naufragaré entre las olas de tus nalgas.
Te untaré la escollera de crema con manos
de mariposa.

Buen puerto a buen fin. Escalas en el berso.

La mejor popa tu reverso.
............