6 de septiembre de 2011

Al acecho | Libro: Niño malo

como una gaviota
ni juan ni salvador
vuelo entre los ruidos quebrados del tráfico
entre las prisas y los semáforos

con los dientes apretados
husmeo entre los remolinos de las horas punta
para caer empicado
sobre una posible media naranja

como una pantera en celo
giro por calles
reboto entre edificios y colinas
te busco ardiente
por horizontes de ladrillo

hasta que creo
que te he encontrado

entonces
te persigo
me arrastro como un puma erecto
con las garras bien afiladas

oculto entre la hojarasca
acecho los vaivenes
de tus olas dentro de la minifalda

la huella
que tus piernas desnudas dejan en el aire
me meten en el ensueño
en la caja azul
en el cine dentro de la cabeza
donde te tengo más presente
acorralada
más penetrantes tus ojos

entro en la misma prisión de siempre
donde siento el ligazón
la furia
la necesidad
de verte otra vez más
tendida sobre la hierba
llena de aceite
los labios húmedos
esperándome
susurrándome
abriéndome boquetes de miel
pidiéndome que retrocedamos al origen del mundo
cuando no había palabras
solamente existía el hambre
tú eras la arcilla
y yo la estaca
y juntos
matábamos el hambre
............

0 comentarios:

Publicar un comentario